jueves, 17 de mayo de 2012

Experimentar con nuevos sabores

Paciencia. Haberlo pensado antes, ser padres no es obligatorio. Cuando yo era un crío jamás me comporté en un restaurante de manera que pudiera molestar especialmente a los demás; y lo mismo puedo decir de la mayoría de mis hermanos y primos. Evidentemente, en aquella época los restaurantes tampoco tenían mayor problema con los chavales porque, por lo general, se comportaban, y si no, sus padres se encargaban de que lo hicieran. d)no tengo la pasta puesta a enfriar como para correr el riesgo de ir a comer algo que no sólo no me guste, sino que encima, (volver al punto a), me haga sentir estafada. Si algún día estoy podrida de billetes, os prometo que venceré mis prejuicios e iré. Y si no me gusta, compraré el restaurante y le haré servirme judías estilo spaghetti western delante de todos. Hasta entonces, como no me invite alguien, seguiré diciendo que no me gusta por las razones ya mencionadas.

afecto y enseñar límites son cosas distintas. Y los niños NO se portan más para llamar la atención. Se portan mal porque se les permite hacerlo. Todos los niños buscan el límite y lo sobrepasan conscientemente (simplemente para saber qué pasa, lo cual es múy lógico, muy evolutivo, pero un coñazo). Si el niño ha aprendido que transguedir la norma tiene como resultado un premio (más atención, que le dejen hacer lo que le de la realísima gana, etc.) la traspasará una y otra vez. Si al niño se le enseña que cuando traspasa una norma va a recibir un castigo (se queda sin postre, no puede ver la tv, no hay paga, no hay consola, etc.) aprende que no es no y que si se porta mal hay consecuencias.

acuerdo en parte con lo que escribes, pero no te olvides que, y ésto incluye también a los niños, que "mis derechos terminan donde empiezan los tuyos", no comparto la idea de prohibición, aunque supongo que si ha tomado esa medida sería porque ha tenido que elegir, entre unos y otros y espero no haya sido un capricho (nadie pone un negocio para perder dinero)

No hay comentarios:

Publicar un comentario