domingo, 24 de noviembre de 2013

Los bares de y para los extranjeros

Mucha gente, por no ejercer lo que considerar «violencia», que es en todo caso mínima, se ven abocadas a situaciones posteriores donde se genera mucha más violencia y de la que no se puede escapar. Es algo típico: es como la gente a la que le da corte darle una mala contestación a un gamberro, y por eso el gamberro le toma la vara de medir, abusa cada vez más, y al final el que no quería decir una palabrita fea meses después acaba reventando y se lía a mamporrazos salvajes. Más le hubiera valido decir un par de tacos a su tiempo. Con los azotes pasa lo mismo; evidentemente, un padre tiene que tener la madurez para distinguir lo proporcional de lo desproporcional, y lo evitable de lo necesario.

Como la madurez es algo que está receso, no es de extrañar que haya tantos padres que sepan de educación tanto como los propios hijos a los que teóricamente tendrían que educar. Por lo que cuentas, yo diría que el padre ese está haciendo con su hijo lo que hicieron con él mismo. Seguramente nunca ha tenido la experiencia de que le calzaran unas buenas ostias; lo bueno de esta gente es que, así como son muy arrogantes porque están acostumbrados a que no les hagan nada, cuando se lo hacen se ablandan más rápidamente que el resto de la gente, precisamente porque no están curtidos para aguantarlo. Por eso yo siempre recomiendo lo mismo: ser más chulo y más macarra que ellos, y darles duro. Es sorprendente como, contrariamente a la primera impresión que proyecta, después, normalmente, tienen poco aguante.

quiere decir que hay dos japones. Has estado?  Lo que te dicede japon es cierto. Lo he visto con estos ojos. Decia "extranjeros no" en una zona de japon concreta. Se leia en carteles en los bares. podrías nombrarme un lugar en Japón donde estén prohibidos negros, coreanos y extranjeros? Busqué en google creyendo que lo iba a encontrar fácilmente pero se me puso complicado. Plantas nucleares no cuentan. Gracias! "Entonces no se podía servir comida porque carniceros y comerciantes se oponían.

No hay comentarios:

Publicar un comentario