domingo, 12 de enero de 2014

Comentarios sobre la comida de un local

Los individuos con alzheimer, así como otras personas con transtornos neurológicos, padecen procesos degenerativos o patológicos que no mejoran por métodos de aprendizaje en el mismo sentido en que los niños aprenden, es decir, se desarrollan. Y por ello, los azotes no son ningún estímulo. El abuelo que tiene alzheimer no va a recordar quién eres porque le pegues en el culo. Pero el niño no padece ninguna patología. El niño se encuentra en un proceso de aprendizaje condicionado. Aprende (bueno, aprendía antaño) que si no hace lo correcto, eso tiene consecuencias negativas para él.

A veces basta con explicárselo (y eso es lo ideal, así todo el mundo queda contento): le explicas por ejemplo que si anda por cierto sitio se puede caer y hacerse daño, él lo entiende y lo evita. Perfecto. Otras veces no lo entiende tan bien, y tienes que darle una contraprestación positiva («si sacas X sobresalientes, te regalo esto») o negativas («si no haces los deberes no podrás jugar con el regalo nuevo»). Y hay veces, desgraciadamente, en que la urgencia o la gravedad de lo que se quiere evitar hace que no haya más remedio que darle un par de cachetes. El propósito es el mismo: evitar comportamientos que van en contra del propio niño. Por ejemplo, los niños grandes que han escritoo, con tal cantidad de faltas de ortografía: "alli", "desentedeis", "mi" "escandalo", "estan", "ostias", "ojala", "españistan", y paro que me aburro. Que se permiten dar lecciones de educación a la gente, y no saben ni escribir.

Igual que la carrera aeroespacial ha servido para descubrir materiales, igual que los procesadores de última generación cuando salen son carísimos y luego bajan de precio porque ya se ha asumido esos costes de investigación, con el consiguiente beneficio para el consumidor, a mismo precio un ordenador superior con el paso del tiempo, y gracias a la I+D casualmente.etc etc. El dueño del restaurante Wagaboo, situado en el madrileño barrio de Chueca, ha impedido a los chicos de Cucharete que tomaran fotos de su local y que comentaran en su blog las impresiones sobre la comida, como han hecho ya con más derestaurantes de la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario