domingo, 23 de marzo de 2014

Mejor servir siempre raciones generosas

Pero en un restaurante normal (y encima japonés). Supongamos que ponen raciones generosas y uno es de poco comer, ¿qué hace el cliente, se lo come todo aunque luego tenga indigestión? Si son malos, que se sepa. Pero sobre todo, lo más básico: el restaurador está a mi servicio, no para darme órdenes. Que te de órdenes la persona a la que le pagas solo es admisible en un caso: cuando buscas expresamente un "ama" en el puticlús porque te va ese asunto. Ente doy algunas razones más (sin enlaces) que son fallos reales en obras de Calatrava. Negativos herodianos en el botón rojo, gracias. Es normal, evidentemente, que un niño quiera jugar. También es normal (o deseable) que los padres lo vayan acostumbrando a contener sus ganas de jugar (así como a contener muchas ganas, forma parte del proceso de maduración aprender a contenerse en general). El niño que ha sido criado en la incontinencia de sus deseos acaba siempre siendo una piltrafa, y por tener un sentimiento de frustración en la vida.

Una persona puede ser un maleducado y un cabrón desde niño, pero una mala educación puede convertir en maleducado y cabrón casi a cualquier niño. Y sirven. Los del Bulli también. No se va allí (sólo) a mirar ni a oler. Se va principalmente a comer. y otro mas antiguo. Por cierto. otro episodio de Los Simpson: es.wikipedia wiki Homer%s_Triple_Bypass Yo he trabajado en hosteleria y he visto crios que se sientan a la mesa y estan tranquilitos y si los padres les llevan un cuento o un libro de pintar ahi estan que ni se les oye y otros que es llegar ponerse servilleta, quitarla, ir al baño, ir a fuera " un poquito" y a los padres que ya no saben ni que hacer y salirse uno con ellos a esperar a que sirvan.

y como dice Peludus , solucion salomónica. Ajo, agua y resina. Hay que estar mal de la cabeza. No es que me llame la atención el restaurante en si. pero bueno. seguro que a más de uno le parece divertido buscarlo mediante pistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario