domingo, 6 de abril de 2014

Comer con ninos asilvestrados

Las partes ya se encontraron en el acto de conciliación, pero se reafirmaron en sus posturas. Ahora, pues, el caso está pendiente de juicio. Catering Pero eso no quita que bebas "el mejor vino del mundo" y te encuentres con otro mejor en una botella de una bodega que no conoce nadie. Se merecen que los establecimientos públicos pongan el veto a todo lo que tenga que ver con la música española. Por imbéciles. O, mejor aún, que la asociación de hosteleros reaccione, se reúnan sus representantes, y vayan a tener una amigable conversación (no con González Sinde, que es en el fondo un florero, sino con Elena Salgado, Ministro de Hacienda), dejándole claro quiénes son los que más contribuyen a las arcas públicas con sus impuestos y quién es el que pierde si tocan los buevos al sector.

Menus Tapeos Pajín abandona un restaurante de lujo tras ser increpada por un comensal En un restaurante donde no tenga la seguridad de que tengan tarrinas apropiadas sí que me daría algo de reparo, pero en estos tres sitios me parece muy normal. Ufff menos mal, entonces sí que puedo ir Ante la cantidad de quejas que recibía por parte de los comensales que tenían que aguantar a los niños de los demás, Mick Viuck, de Monroeville (Pennsylvania) decide prohibir la entrada al local a los niños menores de seis años para evitar que los padres incapaces de meter en cintura a sus hijos incomoden al resto de clientes.

Los niños más asilvestrados que conozco, incluyendo una cría deaños que hace lo que le sale de los huevos y llega a darles patadas a sus padres cuando no le dan lo que quieren (no quiero pensar lo que pasará cuando tenga ) no tienen ningún problema de respeto ni afecto. No me parece mal la iniciativa, por lo menos se trata de hacer algo diferente y de paso dar un toque de atención: "uno de cada seis estadounidenses no tiene dinero para comer"

No hay comentarios:

Publicar un comentario