sábado, 12 de julio de 2014

Cursos de cocina para personas solteras

Y evidentemente la niña no tenía culpa, en quien me cagué durante el viaje y las siguientes semanas fue en sus padres, por no saber educar a la niña. Y no, no era la presión que afectó a sus angelicales oídos, por que se callaba cuando el padre montaba la fiesta y jugaba con ella por todas partes, molestando tambiénhasta que llegó un momento en que ya no se calló. Pero claro, no vas a poner aviones que prohíban niños, aunque tal vez los podrían poner a todos en la misma zona del avión, por que los llantos de los niños a veces son contagiosos.

EL AUTENTICO Si defiendes unos azotes a un crio que se porta mal ¿Defiendes unos azotes a una mujer que se porta mal, que, por ejemplo, sea infiel? (sic) El problema generalmente es que cuando tienes mucha hambre te crees que vas a comer montón, pero en verdad al primer bocado ya el estómago se queda tranquilo. En esa dirección se intenta con la colaboración de todos, acabar con el monopolio de la empresa de ladrones que te pide el impuesto revolucionario, y luego se lo gasta en putas La frase tuvo tanto éxito que *desde* entonces las casas de comida pasaron a llamarse _restaurantes,_ los cocineros restauradores y el gremio es de la restauración. Aún hoy en día no es extraño ver establecimienrtos de este tipo bajo el nombre de restaurant, es decir, en francés y dando fe del origen del término.

La ministra protagonizó un incidente en el restaurante Horcher después de que una cliente denunciase su hipocresía. PD: teníais que ver (pero por vuestro bien, no degustar) los horrores que perpetro en mi cocina de soltero, con su nevera de soltero (jamón cocido, tranchetes, un yogur caducado y un tomate chuchurrío) y mi estómago rugiente, arrrrr.

Contra el principio el estilo de vida Espresso Malagaviernes Media Instrucción de visita, veintitrés de Marzo de: A tostadores con sede en Carolina del Norte espresso, así como el instructor se encuentra realmente en el punto de abrir una media de ejercicio dentro de Malaga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario